sábado, 15 de diciembre de 2007

hoy es sergio





un
dos
tres latidos
la distancia imitando corazones
la música los gatos un cigarrillo
la ventana detrás del fuego
donde siempre te espero de tan cálida

apaga la luz que quiero verte
porque todos los días comienzan en tu sombra
en la forma en la cual descansas mis resacas
mis dolores de periódico y noticias
mi ausencia de interés por lo que importa
mi absoluta resignación a rebelarme
aunque sea
solo
con mis dedos

una luz en la calle -tal vez un auto-
un árbol extendiendo sus raíces hacia el tráfico
como deseando morir en el intento
todo es lo que es y no otra cosa
-lo que es no conoce de metáforas
es como un león que se asusta de su imagen
que ruge/alardea y se detiene
antes de estrellarse contra el vidrio-

en el aire de hoy esta tristeza
-quizás porque ahora estás tan lejos
en otro punto de los puntos de mi horario-
me seduce a transportarte a mi cabeza
para dejarte desvestida de memoria
para lograr que me acariciés y me sonrías
pero prefiero esperarte
alejarme de la virtual desavenencia de los tiempos
y ver los techos desde arriba
desde el dorso de los pájaros o los peces
que aquí
en mi cabeza
también vuelan

¿qué orgullo extraño me entretiene
en esta labor de crearme todo?

quizás por algo así dios hizo el mundo
solo para caer en la soberbia quedando ileso

y como él también puedo perdonarme
elevarme a los cielos o soterrarme
fingirme destino de tus dedos
de tu boca tus dientes tu ternura

¿qué importa ahora
por ejemplo
que sea un sábado y no un domingo?
¿qué importa ahora que los días me enumeren
en el calendario que a ellos pertenece?

hoy es sergio
dirán
seguramente

hoy es sergio y es tristeza
o es sergio y alegría quizás fiesta
descansemos la memoria en el festejo
descansemos de evocar y repetirnos

no sé
no sé si saber es tan correcto
no sé si hilar araña tras araña salva en realidad alguna mosca
o si el solsticio de invierno es favorable
a las cosas por suceder que aún nos quedan
pero me gusta verte así desnuda
dejando que mis ojos ocurran tu contorno
mientras mis manos se detienen en tus piernas
o buscan revolotear hacia tu escote

no
no sé si la frivolidad es un defecto
porque me cansan tanto las virtudes
y no sé tampoco
-estoy dando fe de mi ignorancia-
si deseo tener una vida que viva demasiado
o una vida demasiado viva que se extinga
como un montón de diarios sobre el fuego

¿ves?
pienso en vos y ahora sonrío
es increíble lo bien que me despiertas
de esos momentos de estar patas abajo
conociendo el vientre de las cosas
como si todo pudiese tener un vientre
como si las cosas fuesen todo
pero bueno
así es el día
así la tarde
y así será lo que suceda en la mañana
cuando como hoy te busque tiritando
y el agua y el aire y el silencio
el olor a café y las galletas
serán lo que serán pero jamás todo
porque solo en vos puedo descubrir lo necesario
construir mis palabras/mis historias
desandar los ponientes por la orilla de un mar absoluto y encendido

¡llamarada! se encienden los fuegos de la risa
por dios
me río estando solo porque imagino como sonreirás al verme
al descubrirte como todo mi propósito
como toda mi ansia y mi deseo

¿ves? los caracoles se sumergen lentamente
prediciendo el calor del mediodía
¿importa acaso? ¿importan las flores
los columpios
la manía de los días por contarme
como un número más en sus agendas?

hoy es sergio 15 de diciembre
está solo pero espera

(miro la puerta cada tanto
escucho en silencio cada tanto
nada me gusta más que predecirte
excepto y solo que ya estés conmigo)

recapacito
busco hacia atrás hasta el comienzo
tomo el hilo entre los dedos y lo ovillo
-sé que hay algunos minotauros
pero ninguno que a mí me pertenezca-
te expongo en mi memoria
te desnudo
examino los ojos de los gatos
para saber si me han robado alguna imagen
y te ansío
y te espero
mientras tirito
por el frío quizás
o por el ansia

sé que llegarás y tu vestido
volará hacia la sombra del armario

(miro la puerta cada tanto
escucho en silencio cada tanto
nada me gusta más que predecirte
excepto y solo que ya estés conmigo)

2 comentarios:

paula dijo...

qué bueno, sergio!
un placer visitarte de nuevo, y encontrar en tus poemas, como siempre, tanto amor, tanta ternura.
paula

ahora dijo...

¿Edad? Sergio ¿Cuando? ahora....resume tu poema la espera del eterno retorno, reconfortándose en ello, prediciendo que llegará...sin embargo te reconfortas en el hoy, en el silencio, en ti mismo....Me ha abrumado, de nuevo.
bsos.