domingo, 13 de enero de 2008

octano




1.
a veces
cuando desnuda
elevas tus brazos bajo la lámpara y te estiras
no sé si penetras la luz o es ella quien te viste
y en estos cuartos de hotel
donde lo sórdido es el único decorado
o la botella medio llena nos recuerda
que aún podemos bañarnos
todo vestigio de cordura se transforma
en espacios vacíos
prolongados
en observarte devenir sobre mi asombro
como un trozo de carne indecorosa

2.
no todo puede ser espíritu
la carne en la ecuación es necesaria
para equilibrar
o desequilibrar
los pasajes de términos/los inicios
la precisa ubicación de las variables
por eso sigue cabalgándome la lengua
(en tu sabor encuentro todo)
sigue entusiasmando mis sentidos
con esa particular forma de entregarte
desparpajo total de la costumbre deseada

3.
(y entonces tu seno escapó de tu vestido
y a la vista de todos
no pude menos que aplaudirte)

4.
este poema no es un poema
es un directorio de obscenidades
no las escribo
solo las pienso
para sugerirla con mis dedos en tu cuerpo

5.
inclínate
descansa tu cabeza en mi regazo
consume con tu boca mis océanos
mis pequeños peces te desean

6.
me gusta cuando
por ejemplo
te inclinas y tus senos tensan tu escote
y los ojos del tipo de la barra se extasían
como si en vez de abrillantar la copa te acariciase
lento
los pezones
obligándolos a endurecerse
a gritar que existen bajo la tela
me gusta también cuando te inclinas
y tu pollera sube más allá y te penetran
mil miradas aullantes como sexos
como un bosque de lanzas rituales que te buscan

7.
eres hermosa
suelo decírtelo aunque estés vestida
¿qué es la desnudez sino belleza cierta?
(uno puede confiar en lo que no se oculta)
y la luz que se despliega de la lámpara
cayendo sobre tu cuerpo como una lámina pegadiza
me enloquece
me permite ver como se alarga
la sombra de tus senos sobre tu vientre
mientras tus pezones llaman a mi boca
secándola
haciendo que mi lengua musite una plegaria
jamás santa
jamás santa

8.
gira
recuérdame en cada giro
que tus ojos no abandonen a mis ojos
que tu boca siga la procacidad de mi mirada
extrae apenas la punta de tu lengua
abrásame con ella
sumérgela en el cáliz de mis líquidos ancestrales
y bébeme
hasta matarme
sin borrar jamás mi sonrisa

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo cierto es que no hay muchos poetas eróticos renombrados, yo diría más bien que hay muy pocos, y no recuerdo a ninguno/a que use esa combinación tan exacta de elegancia, lujuria, sensualidad y lo que podría llamarse "sexualidad extrema" (ese término me llena el vientre.

El caso es que supongo que tienes quien "descanse su cabeza en tu regazo para consumir tus océanos".
Si no es así, bueno, podríamos llegar a solventarlo.

"la carne en la ecuación es necesaria
para equilibrar
o desequilibrar"

Equilibremos


Tzes.

carmen dijo...

El erostismo es el lenguaje profundo que el ser suele hablar sin pronunciar palabras. Como bien dice anónimo, creo que es difícl llevar esa pasión al papel sin caer en la vulgaridad. Siempre dije que eras un maestro en ello....
:)pensar en la muerte para volver a la vida rezando una plegaria ¿lujuriosa?

Buen día tengas, Sergio....un abrazo

Sergio G. Rabadá dijo...

Gracias a ambas por dejar sus respuestas en este blog, y Tzes, afortunadamente he de decirte que tengo quien "descanse su cabeza en mi regazo para consumir mis océanos" y me hace feliz.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

No hay nada que agradecer, de hecho me he leído todo tu blog, y he de confesar que me ha impresionado.
Increíble la conjunción entre poesía, fotografía y música. Impresionante como manejas los diferentes estados humanos. En algún sitio leí que la poesía no se define -o a alguien se lo escuché, no estoy segura- pero si tuviera que definir algo en tu obra sería, impredecible, dolorosa a veces y otras de una ternura apabullante, filosófica, tremendamente social y a la vez muy íntima, no se parece en nada a ningún estilo, sin embargo tiene bastante de grandes autores, pero doy por hecho que todos estos altibajos no son indicativo de ser autobiográfica. Aunque por otro lado nada ¿hay algo más irregular que el ser humano en su cotidianidad?

Quiero felicitarte por tu trabajo y por tu felicidad -valga la "rebuznancia"-.

Un cordialísimo saludo

Tzes.