viernes, 12 de octubre de 2007

despacio como un soplo

Imagen: ов




1.
despacio como un soplo

sube/quédate/desciende luego
muy luego
desde ahora comenzaré a decirte
algunos
cuentos

despacio como un soplo

cuello/torso/tus dos manos
inclínate cerca de la sombra
no tengas miedo
todo ojo al mirarte es asombro

despacio
como
un soplo

aviva el fuego
pero
lentamente

en la medida justa de la llama


2.
sé muchas maneras de contarte
algunas propias de un canalla
pero de un canalla
enamorado
del implícito desprecio de tu paso
esa forma de mirar por sobre el hombro
como si la locura fuese
no tener el valor
de establecerte
no adivinarte
con lascivia
entre los dedos

deja en mi boca
una gota de saliva
para soñar que dentro llueve
con extraña fuerza
con lujuria

y ya no podrás conocerme en otras manos


3.
no sé de que habla
niño/turba/muerte son palabras que
lo siento
no asocio

no encuentro
no logro discernir
la belleza
en la tortura

mi ánimo complaciente
tenga
tal vez
toda la culpa

si es una culpa y si ella existe
si ella habla
si ella dice
niño/turba/muerte
como diría
agua mansa
río
y peces

lo cierto es que el amor no tiene extremos


4.
te daré esta copa
donde aún subsiste el ámbar resplandor de aquellos labios
puedes hacer con ella
una luz
un rompecabezas traslúcido y vacío
o sencillamente
usarla para contener la leve brisa
esa brisa
asumida por la ventana del poniente
mientras todas las miradas caen sobre el mar sin extinguirse
como diciéndote
reina aún no nacida te esperamos
en esta espuma que te vestirá como de fiesta
en estas manos que desean navegarte
por la fusión prometida
por el vino de tu carne
por el simple sabor de contemplarte
navegando en la eternidad de nuestras bocas

te daré esta copa
esperaré el poniente

inclinándome sobre el mar
para extinguirme
allí donde el fuego ha dejado una promesa


5.
y dirás
mientras tu mano libera esa caricia
que desmenuzas
como pan
sobre mi rostro
y sentirás como
en mi rostro
nacen pájaros

soy así
no lo lamento
y sé que prefieres que así sea

morder tus dedos
no es más que la amenaza del deseo
buscando estallarme las costillas
¿recuerdas?
me has visto
arqueándome como un trozo de madera
temblando
bajo el solo contacto de tu imagen
desnuda
y es tu desnudez
hablándome
tu desnudez quien me permite escuchar tus otras voces
la de viento y especias y garúa
donde nacen nuevos continentes

y soy tu errante

despacio como un soplo
de miga de pan
sobre la boca

2 comentarios:

Ikaraku dijo...

Este poema es una verdadera joya!!!
Tiene mucha fuerza en las imagenes, una carga de sensualidad tan sútil pero no por eso, deja de ser sublime. La creación y el objeto de comtemplación se unifican. Excelente!
Muchos Saludos Sergio.
(D.Rodríguez)

Sergio G. Rabadá dijo...

Gracias por tu comentario, aunque sigo en la duda si tu D. es por Daniel, Darío o Diego.

Un abrazo.