martes, 29 de mayo de 2007

la buena pareja

Imagen: Janto Garrucho

1.
la ausencia integra la perfecta simbiosis del reclamo
la ira es
(¿quien lo diría?)
una contravención a las normas de etiqueta

grita

¿ves este particular esmero al relatarnos?
se llama infierno
nada describe mejor lo que hemos sido

grita

leones hienas leopardos
cinturas sudor pasos pasos pasos
extiende el brazo lanza el escudo
enviando el espacio hacia un pozo sin retorno


2.
en la geografía habitual de los fines de mayo
desmayos
el año se desmaya y llega junio
(ríete
es la norma
de la buena pareja)
en las condolencia del vecino mirón
y la marca de la ventana tatuada en el ceño
y la tijera de uñas largas
que juguetean en tu seno mientras miras
esa distancia que se muerde en los telones

en

las gotas pequeñísimas
casi no gotas
casi agotadas
(ríete
ya sabés
la buena pareja)
golpeando y sugiriendo cosas al espejo
donde tu última sonrisa quedó olvidada

en

las miradas ajenas su ansia su búsqueda
su esperar el descuido que te inclines que te juzgues

suelo encontrar que todavía me gustas
en
en
y mientras tanto me integro al ruedo
soy uno más en la ventana y en la marca
en el escudo que busca el vientre de las hienas
leopardos leones jamacuco

¿ves? ¿viste?

edición tres de la buena pareja
ríete
aunque ignores
la palabra

de una forma muy especial
me preparás un té de menta

en el afuera los cuerpos como líneas
establecen fosforescencias
desastres
y hecatombes
e-k-t<=>hombres

el juego de dos desaparece


3.
el ocio como resumen extremo
el tole-tole de una rueda fugitiva
allá entrambos desde todos
conjuntamente despedirnos
porque ha de agotarse el limo
para que vuelva a navegarnos el agua entre los labios
para que los cabellos se desplieguen
por y con el lazo rojo de tu cuello

descansa
debes dormir
el siglo es joven

estás muy bella
y la distancia
favorece el santo y seña de los dioses

¿duermes?
si vas por allí
descubre
que las líneas ocultan cuerpos ciegan llamas
que en el horizonte se elevan hongos líquidos
como el fuego de sol como esas gotas
que rompieron desde tu boca mi mejilla

me quemas

quizás amor
quizás fogata
quizás el compromiso sea evidente
pero debes dormir
y el siglo es joven


4.
dos cigarrillos
luego el fuego bajo el techo
el hondo raspaje de las nubes
el asco de la lluvia sobre el tráfico
las cañerías que resuman inversiones
pelos uñas dientes muecas
la cañería que conduce y te destroza
el apretón de la mano y cada dedo

tócame
recuerda así que has amado
soy
¿cómo decirte?
una especie de sueño indefinido
de esos que al despertar
dejan en tus labios cierta ansia
cierto dulzor a cosa cierta
pero
no
creas
aún
que existo

la palabra es una higuera seca y vengativa
que despluma altares iglesias que desflora
que rompe el himen del divino narcisismo
hundiendo la nariz hasta en el barro

oremos

la piedad es una moneda del todo por dos sobre los dientes

oremos

una virgen empapada de seda y piernas
con las cabezas de mil hombres dibujadas en su torso
expulsando la hoz fría que cercena

por el amor de dos
el fin de los estigmas en la mano

gotas finitas como dedos de niño
dibujando tu nombre en la vereda

hojas de otoño asiéndose a la sangre

casi un cuadro
sin firma
sin apóstoles


5.
ahora
respiro
ahora
inspiro
busco la paz en el jadeo
en el dame dame dame
dame más
en el abraza con tus piernas y partime
(part time)
juegos y juegos y ruletas de seis balas

tu cabello se despliega el lazo rojo en tu cuello el laxo rojo de tu cuello
cada herida es un adorno de muñecas piernas largas cintura estrecha
grandes senos
el hambre de sabernos imposibles
el ansia de querernos imposibles
cuchillo filo sutura al fin belleza
sutura cuchillo vendas tres meses después el horror entre los libros
una masa de oscuridad apostillada en el desastre
¿quien era por dios quien me esperaba?
perdemos la evidencia de los ojos
tememos
morimos
deseamos
morimos
la sin piedad está con creces aceptada
hunde el viento en tu vientre y así crecerás hacia el hartazgo

que alguien me saque el rum rum de la cabeza
que alguien me saque el rum rum de los espejos
que alguien saque el rum rum del talle extra
del antiguo cobertizo de mi tiempo
de las manos que se desprenden en racimo
sobre la cabeza de niños en la siembra

¿nadie sabe dónde están todos los pájaros?

existime
necesito saber que me precisas
necesito sacar la piel de tus párpados para que nunca dejes de mirarme

el dolor es la abstracta medida del querernos

¿hasta donde alcanzás a soportarme?
¿cuando comenzás a gritar de dolor ese amor mío?

recordemos la etiqueta de la buena pareja
la norma
es
reírse de los juegos de palabras

luego
el mantel
las copas
el brindis
la pared escrita

tu cabello desplegado el lazo rojo
el laxo rojo de tu cuello desplegándose

la ira es hoy una norma de etiqueta

2 comentarios:

fergus dijo...

buenos días, me gusta su sitio,la verdad que me gusta mucho la poesía y me agrada que existan blogs que hablen de la misma. Mi poeta preferido es Antonio Machado pero me gustan varios. Yo también aporto post en un sitio de poemas llamado Vivir Poesia, debido a que me interesa que se fomente la misma. Buenos, sigan así y felicitaciones nuevamente.

Sergio G. Rabadá dijo...

Gracias Fergus, incluiré un link a Vivir Poesía en mi blog, para que quienes accedan a este puedan también conocer el vuestro.

Desde ya, te invito a vos y todos quienes colaboran contigo a hacer lo mismo por mí, y a visitar mi blog cuantas veces quieran, serán bienvenidos.

Un abrazo y suerte.