viernes, 27 de julio de 2007

soplando el viento


1.
distintos fuegos
solo el aire puede reconocerlos
darles...
un identidad diferente a cada uno
y aunque hacia el sur la curva parezca inclinarse fuertemente
siguen llegando
siguen arañando y trepando hacia mis ojos

no todos son recuerdos
algunos simplemente no existieron
pero sueñan con ser aún probables

luego el frío
(extraño el frío)
y la lluvia
(también me extraño)


2.
es como si empezara una sonrisa en cada lágrima
o el olor de las panaderías
o el humo que dibuja las hogueras
todo vuela en el medio del tiempo inmóvil
detrás y delante de la línea ni siquiera hay un espacio
(esa es la razón por la cual no tiro la moneda)
y me duele el estómago
y me duelen los dientes
los ojos las manos los milagros
y dios se empeña en hacerme creer que no existe
como si jamás hubiese existido
y lo pienso sentado en los tapiales
rompiendo cristales con su honda
¿por qué hasta los dioses disfrutan ser traviesos?
¿por qué todo ha de dar eternas vueltas
para dejarnos justo y donde comenzamos?
aunque acaso no empezamos y todo sea
ni siquiera un sueño
ni siquiera uno
ni siquiera algo


3.
¿qué me sugieres para la cena?
es mi forma de decirte que no he comido
o que mis ganas de arrumbarme son tan grandes
que mis soles y mi hastío se conjuntan
dando a las cosas un gris color de manicomio

(¿cuándo y al fin estaré loco?)
me he cansado del medio justo de las cosas
me gustaría ser (alguna vez) algo distinto
me gustaría subirme a otros caballos
para andar recorriendo este camino
¿no has pensado alguna vez que todo son los ojos?
también he pensado que todo es la boca
las orejas
las manos
la forma de entender y de entendernos
y de entenderte
y de arrebujarme en la cama después del frío
para sentir que no estoy solo y que me abrazas


4.
clavar una daga de sueños en mi torso
que me duela
destapar las flores a la helada
dejar que el húmedo sol retuerza los sarmientos
matarme de vos hasta que seas

juegos antes de saberte
juegos antes de ir del sexo al amor para encontrarte
procaz
lujuriosa
y tan precisa

vos lo sabés
yo solía recorrerte con mis ansias
en el fresco rescoldo del océano
y si te soñé tan exacta fue porque me dijiste
antes del tiempo
que existías


5.
en este argumento eres
pero eres aún sin él
eso es lo que nos diferencia
porque sin este argumento yo sería otro
no yo
el que soy
el que aparentemente soy de la mañana a la mañana
pero tus ojos
tu boca
tus senos y tus piernas
tu cintura y tu ombligo
tienen su propia fuerza y su propio fuego
no dependen de mí para quemarme

¿qué es lo que te amo entonces mi amor mío?
(y no es un error haberlo escrito)

diría que es que no dependes
aunque me necesitas
aunque me requieres
de la mañana a la mañana y tan de siempre
tan vestido de hasta el fin de nuestros días

y también desnudo
y también desnuda
(ahora es cuando me miras y sonríes)

2 comentarios:

paula dijo...

Me emocionó mucho este poema, es pre-cio-so. Esa conjugación que hacés de imágenes (siempre llenas de sensualidad y dolor) y momentos reflexivos me gusta mucho. No es nada fácil conseguir ese efecto, y me gusta mucho como lo hacés.
Un abrazo.

Sergio G. Rabadá dijo...

Comencé escribiendo lo que me gustaría leer ya que soy un lector exigente pero, como todos, soy menos exigente conmigo que con otros por lo que me complacía más facilmente, luego seguí escribiendo por adicción, como todos (el rumor de los dedos no me deja dormir si no escribo) y así continué escribiendo de a cinco o diez poemas diarios casi todos los días de mi vida, supongo que adquirí práctica. Luego, en mi vejez (desde el punto de vista de mi hijo soy un anciano de 44 años y presumo de ello) me enamoré locamente de una mujer cuyos defectos me apasionan y sus virtudes no me molestan, lo que asumo como el amor perfecto, y ahora escribo para ella y el escribir para ella hace, quizás, que me esfuerce un poquito más cada día como para no sonarle siempre igual o como en un declive. Al mismo tiempo, me gusta que te gusten mis poemas ¿por qué? Porque me gustan tus poemas ¿sencillo no? Parece, sin embargo no lo es tanto.

Un abrazo y un gracias enorme por estar aquí.