martes, 11 de septiembre de 2007

invocación



1.
en que oscuro corredor te has extraviado
¿no te bastaron las señales
la colmena en el subsuelo
el viejo vicio de la miel entre los labios?
acaso quisiste aprender demasiado pronto
el nombre completo de la muerte
o sencillamente fuiste hermosa
en todos y cada uno de los muros


2.
y tu cuerpo anheló el aguijón más dulce
o la más cáustica y hostil de las caricias
en todo caso
tuviste ambas
cuando entre resplandores que pensaste eran sus ojos
bebiste de su pecho la sangre más antigua

¿y dónde estás ahora sino es en tu memoria
acorralada por cuerdas que no desean olvidarte?


3.
no... no es el olvido
es el sabor de la carne
la renuncia del contacto
el sínodo de los lobos de la forma
esculpiendo tu silueta con sus dientes


4.
¿y que viste más allá?
moscas tal vez
como pájaros en un cielo tan distinto


5.
así como el calamar te acuna en sus tentáculos
o la tinta del miedo inicializa tus arterias
como si hubieses cruzado todas las fronteras
excepto esa
antes del sueño
como si el cuerpo en la cama no fuera el tuyo
solo el último vestigio de una masacre retardada
así me miras
y yo te hablo
en conjunción con mi más pura tristeza
por el camino que sin embargo concluiste
¿lo llamarías victoria?
¿ves el triunfo o su paloma?
porque la paz como sabes es un cuento
en la hilera de muertos que sonríen
porque el sueño es solo un sueño
en el que jamás podrías retreparte
para observarme como ahora yo te observo

y bebo un whisky
descontando el tiempo de cerrar todas las puertas
de barrer con paciencia los rincones
de dejarte en vos misma hasta mañana

y dirás que me amaste
y es mentira

olvidaste las colmenas del subsuelo
olvidaste que la miel no es belleza
y leíste el grimorio de los zánganos
para encontrar un más allá que no entendiste



(no puedes invocar a los demonios
sin tener conciencia de la sombra)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿y dónde estás ahora sino es en tu memoria acorralada por cuerdas que no desean olvidarte?

Podrìa ser.....
¿y dónde estás ahora sino es en tu memoria acorralada por esas cuerdas que no desean olvidarme?

o quizà....

¿y dónde estás ahora sino es en tu memoria acorralada por cuerdas que no desean liberarte?

Sergio, es un placer leerte. Una sugerencia hecha con buena fè.

Admiradora en el anonimato.

Sergio G. Rabadá dijo...

Pocos poemas pueden expresar el total de pensamientos y emociones de un lector y si bien las dos correcciones que me propones no cambian lo que llamo "música" del poema tienen como problema que cambian el sentido de esa frase. Quizás, como hizo alguna vez Leopoldo María Panero podría agregar una de tus correcciones al pie del mismo como sugerencia al lector, pero lo que quise yo expresar con ese verso es que cada uno de nosotros no solamente es, sino que cree ser, y que pese al hoy también tenemos un yo antiguo al que evocamos con nostalgia y que, excesivas veces, nos seduce hasta impedirnos el presente.

Gracias por tu lectura y por tus sugerencias, un abrazo.

Anónimo dijo...

Indudablemente el sentido de la frase cambiarìa por completo, y disculparàs mis sugerencias, lo cierto es que leerte es el manjar del dìa.
En cuanto a la referencia que haces hacia como la nostalgia es excesiva, sabias que el 95% de nuestros pensamientos son sobre nuestro pasado?, un 5% sobre nuestro futuro y en rarìsimas ocasiones estamos "viviendo" nuestro presente?
Sin zapatos ni calcetines, desclaso, cierra tus ojos mientras SIENTES el piso, su frio, aspereza, etc, rechaza cualquier pensamiento y solo SIENTE, eso es vivir el presente, el momento presente.
Tu màs fiel admiradora.